Tomás y Chini

Tomás y Chini
Tomás y Chini

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Medicinas tóxicas para nuestras mascotas




Los medicamentos para humanos no deben ser administrados a los perros y gatos salvo que lo haya recetado un veterinario.

Medicamentos comunes como la aspirina, el paracetamol y el ibuprofeno son tóxicos para nuestras mascotas y pueden llegar a ser fatales.

El ibuprofeno bloquea los químicos en el cuerpo que causan dolor, fiebre e inflamación. Esta droga se encuentra en muchos productos de venta libre y puede ser potencialmente peligrosa especialmente para los perros de razas chicas y para los gatos. Sólo una tableta podría causarles ulceraciones gástricas.

Productos que contienen paracetamol y aspirina pueden ser tóxicos también, especialmente para los gatos. Los perros las toleran mejor pero el márgen de error en la dosis es muy pequeño y no se les debe administrar sino bajo supervisión veterinaria.

El paracetamol les causa asfixia porque les altera los glóbulos rojos, cambia la hemoglobina de la sangre en un compuesto llamado methaemoglobina, este compuesto no puede acarrear el oxígeno y como resultado las encías y los labios se tornan azules.

La aspirina también es peligrosa, causa una intensa irritación de los intestinos y pérdida del apetito, se presentan vómitos y depresión, especialmente en los gatos, y el animal no puede pararse ni con servar el equilibrio y la cabeza se le mueve hacia ambos lados.

Otros medicamentos que deben ser mantenidos lejos de los gatos son los que contienen;
fenilbutazona, indometacina, naproxeno, acetaminofen y codeína.

Mantener las sustancias tóxicas lejos de su alcance es importante para prevenir intoxicaciones accidentales.


Fuente: www.petalia.com.au